Forma básica

Forma básica

Treen 24 April, 2019

La locomotora de vapor emplea una caldera horizontal cilíndrica con el hogar en la parte trasera, parcialmente en la cabina que resguarda a los obreros de las inclemencias meteorológicas. El hogar es el sitio donde se quema el comburente. Está formado por 4 paredes laterales y un techo al que se llama cielo. En la base se halla la parrilla o bien quemador, sobre el que se deposita el comburente, y bajo la parrilla, una caja para recoger las cenizas o bien cenicero y la boca por la que entra el aire para la combustión. Los humos del hogar salen por una serie de cilindros ubicados longitudinalmente en la caldera y rodeados de agua, a la que transmiten el calor. El conjunto de cilindros se llama haz tubular, y ciertos de mayor diámetro poseen en su interior otros más finos por los que discurre vapor para ser recalentado y acrecentar de esta forma la potencia de la locomotora. En la parte frontal de la caldera se halla la caja de humos, a donde parará el humo tras haber pasado por los cilindros del haz, ya antes de salir por la chimenea, que sobresale en la parte superior. El vapor se recoge en la parte más alta de la caldera, bien sea mediante un cilindro horadado, ubicado sobre el nivel del agua, o en un domo (bóveda en la parte superior). El vapor sale de la caldera mediante una válvula reguladora, famosa asimismo como “regulador”.

Corte de una caldera de locomotora de vapor.
Cuando el regulador está abierto, el vapor se dirige por el cilindro de admisión al motor. Allá entra primeramente en la llamada caja del vapor o bien capilla de la distribución, donde una pieza móvil, la corredera, al deslizarse de forma alternativa a uno y otro lado, hace que el vapor se dirija, por su parte, de forma alternativa a uno y otro lado del pistón en el tubo del vapor, en el que entra mediante las ases de admisión y tras expandirse, la propia corredera lo dirige cara la as de escape. Esto causa un movimiento alternativo de vaivén del pistón, a uno y otro lado, que activa de este modo la rueda motriz primordial mediante una barra, asimismo llamada descendiente del pistón. Este descendiente está guiado por una cruceta que impide que los sacrificios laterales recaigan sobre el pistón. Al unísono el descendiente se articula con el pie de biela. Esta biela va conectada en el otro extremo a una clavija excéntrica en la rueda motriz primordial, a la que hace virar a través de un movimiento de manivela. La corredera, genuina válvula de distribución del vapor en el motor, se activa por medio de un conjunto de barras articuladas: el mecanismo de accionamiento de la distribución del vapor, que es graduable para supervisar el sentido de la marcha y el corte de la admisión. El punto de corte de la admisión del vapor determina a lo largo de qué proporción del recorrido del pistón se acepta vapor en el tubo. De esta manera, por servirnos de un ejemplo, un punto de corte al cincuenta por ciento señala que se acepta vapor solo a lo largo de la mitad del recorrido del pistón. A lo largo del resto del recorrido, el pistón resulta impulsado por la fuerza expansiva del vapor que quedó en el tubo. Un empleo inteligente del corte de la admisión ahorra vapor y, por consiguiente, asimismo comburente y agua. El corte de la admisión se controla desde la cabina a través de la palanca inversora, que asimismo sirve para mudar el sentido de la marcha y que desempeña, en cierta forma, una función equivalente a la palanca de cambios de un vehículo.